Huancayo y el tren del Ferrocarril Central… la ruta

En esta oportunidad seguiré con el relato de mi travesía hacia Huancayo en el tren del ferrocarril central, espero se hayan quedado con la curiosidad porque ahora les contaré sobre una de las partes más bonitas del viaje.

En el post anterior me quedé embarcada en el tren recuerdan? Si no, les dejo el link: http://www.romyporelperuyelmundo/huancayo-y-el-tren-del-ferrocarril-central-el-inicio

Mi viaje empezó cómodamente sentada y de pronto, entraron dos chicas con una energía única (yo mientras moría de sueño jaja!), no paraban de hablar cuando de pronto una de ellas me miró y sin dudarlo me preguntó si viajaba sola, lógicamente le respondí que sí y ahí comenzó la conversación. Usualmente cuando uno viaja solo, es inevitable conocer gente en el camino; debo decir que hasta ahora felizmente he tenido suerte y he conocido gente extraordinaria, pues esta vez no fue la excepción. Ellas inquietas, al rato que el tren partió y después de la conversación inicial, se movieron al coche mirador mientras yo intentaba descansar un poco.

Cuando parte el tren vamos de espaldas… de espaldas? Siiii!! Parece que va en retroceso pero en realidad va avanzando, una locura no? Pero no pueden negar que es un manera distinta de comenzar un viaje. Por eso, si son de los que se marean cuando viajan de espaldas hasta en la combi, piénsenlo bien antes de que decidan tomar el tren porque son por lo menos 2 horas de camino así. Ahora, quieren que les diga un secreto? Pueden superar el viaje de espaldas si van en el coche mirador con vista hacia los rieles, sentirán que son ustedes los que conducen el tren.

Lo que me encantó cuando el tren comenzó a salir de la ciudad, fue el cambio de paisaje: pasamos de un cielo color panza de burro a un cielo celeste con nubes caprichosas, de una ciudad bulliciosa al ruido del río, de una selva de cemento a árboles en la ruta, fue cuando el sueño inicial que sentía comenzó a desaparecer.

El tren hace paradas en algunas estaciones a lo largo de la ruta, la primera parada la hace en la estación Chosica y ahí ya se siente la calidez del clima de la sierra de Lima.

Estación Chosica
Estación Chosica
Cielo en erupción 🙂

Seguimos en la ruta hasta que llegamos a la estación San Bartolomé a 1,513 msnm y es aquí donde se produce el giro de la locomotora… qué es eso? Sencillo! Colocan la locomotora sobre una plataforma similar a una tornamesa y manualmente la giran 180 grados; una vez girada, vuelven a la línea principal para engancharla nuevamente con el tren quedando listo para comenzar a subir por los andes… buenas noticias luego del giro: el resto del viaje vamos de frente y ya no de espaldas 😉

Si quieren ver cómo se produce el giro de la locomotora, les dejo este link de la página TrenesPeru: https://www.youtube.com/watch?v=MlP7Nbu8BHw

Mientras esperamos, se puede ir disfrutando del paisaje, del clima cálido y de la maravilla del giro; no olviden que deben vestirse en capas para que no sientan demasiado calor en esta parte de la ruta.

San Bartolomé, a través de los rieles se ve la profundidad de un camino que parece infinito y uno piensa: qué maravillas me traerá este camino?
Paisaje en San Bartolomé mientras esperamos el giro de la locomotora

Una vez que el tren parte de San Batolomé, vienen una serie de paisajes increíbles mientras el tren va subiendo por los andes y como una imagen vale más que mil palabras, aquí les va:

El siguiente punto emblemático en esta maravillosa ruta (les dije que el ferrocarril es el más alto de América y el segundo más alto del mundo? Así como lo leen!) es el puente Carrión, puente más largo de la ruta y tiene una altura de 80 metros, increíble verdad? Lo que me parece aún más increíble es cómo el ser humano se va abriendo paso entre la naturaleza y la rudeza de las montañas.

Puente Carrión

 

Los paisajes te dejan sin aliento (así como la falta de oxígeno jaja!) pero vale totalmente la felicidad.

La ruta

El tren va llegando a su punto más alto, el clima va cambiando, ya no hace sol y comienza a hacer muchísimo frío, permanecer en el coche mirador no parece una buena idea pero la verdad… ES IRRESISTIBLE! yo no me quería mover de ahí porque todo era demasiado bonito y el frío era algo que podía superar.

Así llegamos a la estación Galera a nada más y nada menos que a 4,781 msnm, con un frío de aquellos, una ligerísima ventizca de nieve, caminar para mí se volvió un deporte extremo pero es inevitable querer bajar del tren para tomar fotos y disfrutar del paisaje, así podrán decir que conquistaron las alturas! Desde este punto comienza el descenso hacia Huancayo.

Estación Galera

El tren recorre en 14 horas 69 túneles, 58 puentes y 6 zigzags… qué es eso? (hay muchas preguntas en esta entrada pero perfectas para conocer un poco más de esta maravilla de la construcción ferroviaria). Los zigzag son los minutos en que el tren debe ir retrocediendo para ganar altura y subir las montañas, de otro modo no sería posible. Les dejo el link de la página de TrenesPeru para que aprecien el zigzag de Chicla, uno de los más largos de la ruta: https://www.youtube.com/watch?v=AMg1YzMI8OM

Y así, llegamos a la ciudad de Huancayo “la incontrastable” directo a descansar para comenzar al día siguiente la aventura…

También puede gustarte...

4 Comentarios

  1. Juan Roberto IBAÑEZ FLORES dice:

    Hola Romy, me has hecho recordar los viajes que hacia con mis padres a cada rato a Huancayo, eran en tren, pero me maleteaba hasta que ya pude superarlo…haces una descripcion de cad sitio que me causo harta nostalgia. Un abrazo y sigue asi !

    1. Hola Juan, me alegra mucho haberte hecho recordar parte de tu infancia, esos recuerdos son de los mejores!!
      Gracias por tus buenas vibras!! Un gran abrazo!!

  2. Rosa dice:

    Bacán! La altura no molesta mucho??

    1. Romy dice:

      Rosa, si eres de las que sufre con el soroche, lo mejor es que te tomes una pastilla a la altura de San Bartolomé (cualquiera que tenga como componente el dimenhidrato), tiene efecto 8 horas, por lo que tendrías que tomar una 2da dosis en el trayecto. Yo tomé 2 pastillas y en donde sentí molestias fue en Ticlio que es el punto más alto del camino pero hay gente que no sufre nada con la altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *