Lo que tienes que hacer en Huancayo en 2 días

Luego de la ruta preciosa del tren que les conté en el post anterior http://www.romyporelperuyelmundo.com/huancayo-tren-del-ferrocarril-central-la-ruta/ toca ahora contarles sobre lo que hice en Huancayo luego de mi llegada.

Como recordarán, me fui en el feriado del 29 de junio por lo que sólo tenía 2 días para conocer (considerando que el primer día fue el viaje en el tren y el cuarto día me regresaba), tiempo un tanto limitado para mi gusto, pero mejor es viajar y conocer en corto tiempo que no hacerlo verdad? No tenía una ruta ni itinerario pre establecido, dejé que una agencia hiciera lo suyo en base al research que ya había hecho por mi cuenta en internet, entre familiares y amigos.

Mi viaje comenzó un tanto accidentado porque ya en el tren venía sin voz y apenas pisé Huancayo me resfrié pero ni eso iba a detenerme. Llamé a una agencia recomendada por el hotel y me ofrecieron un paquete para recorrer los lugares más conocidos de Huancayo, así comenzó mi travesía por la ciudad.

El primer día llegamos a Hualhuas, lugar en el que los pobladores se dedican a la labor artesanal, básicamente son tejedores; nos llevaron a un centro en el que nos explicaron cómo preparan la lana (ya sea de llama o alpaca desde el trasquilado), cómo la pintan (todo con tintes naturales) y luego fabrican los tejidos con telares de todos los tamaños, terminando en unas bellezas que ahí mismo venden.

Explicación del proceso de producción
Explicación del proceso de producción
Telares
Telares

Luego fuimos a Concepción, en el camino encontrarán lindos paisajes. Algo que no deben olvidar es vestirse OBLIGADOS en capas, el clima en Huancayo es loquísimo, amanece soleado pero a los minutos puede caer una super lluvia o simplemente oscurecerse y hace mucho frío, ese vaivén del clima me jugó en contra porque empeoré con la tos y la gripe pero no iba a dejar que el malestar fuera más fuerte que yo 🙂

Camino rumbo a Concepción
Los árboles de eucalipto abundan en Huancayo que hacen del olor del ambiente algo especial

Nos llevaron a la planta Bonanza donde pudimos ver a las vaquitas, las alimentamos, son muy tranquilas, amigables y cada una tiene su nombre. Luego nos llevaron a la planta a conocer el proceso de fabricación de algunos productos lácteos como el yogurt, la mantequilla y los helados, para pasar a degustarlos y hacer las compras respectivas si quisieran. Eso sí, va un montón de gente así que tienen que hacer la cola rápido porque si no se repleta y demoran en atender; tengo que decir que no me importó mucho el resfrío, no me pude contener y me compré un helado, estaba buenaso!!

Saliendo de Bonanza nos detuvimos en San Jerónimo de Tunan y no saben… me desgracié jajaja! En San Jerónimo se dedican al trabajo en filigrana de plata: la filigrana es la técnica de trabajar con finos hilos de plata que entrelazados forman dstintas figuras; hay de todo, aretes, collares, anillos, pulseras y miles de cositas bellas hechas de este material y por si no lo saben, me encanta la plata! Así que apenas llegué me sentí como en el paraíso, me compré muchos aretes y pulseras que son lo que más me gusta, los precios son muy cómodos (van desde los 5 soles en aretes hasta los 35 soles en pulseras).

Fui la última en salir (para colmo en la puerta del local, había un señor vendiendo cocoliches así que me detuve a comprarle porque los cocoliches me traen recuerdos lindísimos de mi niñez) y la gente de la van me estaban mirando con mala cara jajaja! Pero pedí las disculpas del caso (nunca olviden hacer esto si están yendo de turismo en grupo sobre todo porque te dicen el tiempo, por eso a veces es mejor ir por su cuenta), es que no me podía contener, todo era demasiado bonito y fui feliz con mis compras. Hubo una chica que se tardó más porque se fue a comprar su papita con huevo, no quedé tan mal después de todo jajaja!

Saliendo de San Jerónimo nos dirigimos a la laguna de Paca y de pronto, del sol increíble que había en ese momento, el cielo se cerró y comenzó a llover así que llegó el momento de abrigarse nuevamente. Llegamos a la laguna y hacía muchísimo frío, yo que andaba con el resfrío a mil (no olviden que me tomé un helado y me vestía y desvestía por el clima tan cambiante) y con la lluvia encima… qué piensan que no navegué en la laguna? Para nada! Claro que lo hice, llegar a esa laguna inmensa con un cielo que tenía unas nubes caprichosas que lo dibujaban hermoso, hacían de este paraje una imagen inolvidable.

Nunca me cansaré de decir que el cielo de la sierra peruana es de los más bellos que he visto de todos los lugares que he visitado.

Laguna de Paca

Cuando terminamos de navegar, salió un sol increíble así que de vuelta a desvestirme, ya era casi la hora de almuerzo, debíamos ir a Ingenio al criadero de truchas para luego comer, sin embargo, no sólo comenzó a llover torrencialmente en el camino (de vuelta a abrigarme) sino que además el tráfico se puso fatal.

Llegamos a Ingenio a un lugar lleno de restaurantes campestres, debíamos llegar al sitio con el que trabaja la agencia que contratamos pero realmente era imposible avanzar o retroceder, así que nos hicieron bajar y meternos en un restaurante cualquiera para que allí nos atendieran.

Si me preguntan qué tal la experiencia, les diré que en principio terrible, no sólo estaba lloviendo tremendamente sino además que todo estaba tan lleno que no nos podían ubicar, las meseras del lugar no se preocupaban por acomodarnos y nuestra guía andaba perdida, yo mientras moría con el resfrío así que estaba renegando a mil.

Pero como no todo podía ser malo, una vez ubicados, me senté con una adorable pareja y tuvimos una muy agradable conversación; para compensar el mal rato, no me cobraron la papa a la huancaína que me pedí de entrada, sólo me cobraron la trucha (si van a la sierra coman trucha por favor, es deliciosa!). La comida estuvo buenasa aunque demoraron en servirla.

Como ya no teníamos tiempo de visitar el criadero, fuimos directo al convento de Santa Rosa de Ocopa, desde que llegamos se sentía el olor a eucalipto y es que tanto al santuario como al convento lo rodean inmensos árboles de este tipo.

Primero entramos al santuario: fundado y construido por misioneros franciscanos, tiene un estilo barroco y altares bañados en pan de oro, dicen que tienen catacumbas donde están enterrados los restos de los misioneros, lógicamente no tenemos acceso al lugar.

Santuario de Santa Rosa de Ocopa

Luego entramos al convento de claustro, las fotos están prohibidas debido a los robos que han sufrido, luego entendí por qué: su biblioteca cuenta con 25 mil volúmenes de libros que datan del siglo XV, toda una joya! La pinacoteca tiene más de 400 pinturas, obras de la escuela cusqueña, ayacuchana y quiteña, eso sin contar con el legado franciscano gracias a sus dotes de exploradores y estudiosos (mapas, límites territoriales, museo de historia natural de la selva, etc.).

El único lugar en el que nos permitieron fotos fue en una sala en la que se describe a través de murales pintados en paredes y techos, la obra de los franciscanos, un sitio realmente increíble:

El convento fue la última parada de este primer día bastante agitado pero muy bonito y enriquecedor, nos agarró un atardecer precioso pintado con un cielo celeste inolvidable.

Al día siguiente me tocó hacer algo por mi cuenta, quería conocer el cerrito de la Libertad, lugar emblemático en Huancayo (tiene ese nombre porque allí se desarrolló la batalla entre Pierolistas y Caceristas en la Guerra Civil de 1894, obteniendo la victoria estos últimos con el batallón libertad, he ahí el nombre), así que pregunté en el hotel y me dijeron que por 5 soles un taxi me llevaba hasta allá, así que eso hice. Llegar toma aproximadamente 15 minutos y te dejan en el mismo mirador. Ese día el clima fue benevolente y me regaló una mañana relativamente soleada, pude apreciar la vista de la ciudad y del valle del Mantaro.

Verán una capilla muy bonita, una concha acústica que alberga a aproximadamente 2000 personas, una piscina temperada que no estaba llena el día que fui, un mini zoológico al que cuesta 4 soles entrar, juegos para niños, una glorieta y alrededor algunos restaurantes que ofrecen platos típicos. Por mi parte me encantó el paisaje de la ciudad, la tranquilidad de la glorieta y hay unos espacios a la espalda de la concha acústica en los que se puede sentar uno a disfrutar tranquilamente del paisaje, algo que a mí me vino super bien porque andaba zombie con la gripe y las pastillas que estaba tomando.

Y al otro lado del mirador habitual encontramos esta belleza, el Perú puede tener miles de defectos como cualquier país pero nunca podrán decir que no tiene paisajes maravillosos!

Luego de recorrer de cabo a rabo el cerrito, me senté a almorzar y recibí una llamada, a que no adivinan de quién? Recuerdan que les conté que en el tren conocí a 2 chicas super inquietas (sus nombres son Adita e Irene) que me hicieron la conversa? Pues resulta que intercambiamos números y ese día ellas iban al mismo sitio que yo así que nos encontramos para ir juntas a Torre Torre.

Torre Torre es un bosque en forma de torres formado por arcilla roja producto de la erosión de la tierra a lo largo de cientos de años y se llama así porque las 2 torres más altas están una al lado de la otra. Para mi mala suerte, el clima cambió radicalmente y comenzó a llover, la arcilla se hizo resbaladiza pero el señor que nos llevó muy amablemente nos ayudó a descender; sospechaba que esa lluvia no me iba a caer muy bien que digamos pero tenía que bajar, sólo que sabía que iba a sufrir con la subida… Los caminos están marcados pero no hay señalizaciones ni guías, si quieren ir tienen que tener cuidado sobre todo si van solos, traten de ir con alguien de la zona para que los ayude o guíe en el camino.

Torre Torre

La lluvia no cesó sino hasta cuando estábamos en camino a la ciudad para tomar algo caliente, no lo creerán pero yo andaba con el celular viendo unos temas de trabajo y aún estando en el café en la misma ciudad, no paraba. Adita e Irene estaban con todas las ganas de ir a una fiesta de un pueblo a las afueras de Huancayo, me dijeron para ir y yo les dije que una vez que terminara lo que estaba haciendo les daría el alcance. Evidentemente las dos me miraron con cara de esceptiscismo puro (en otros palabras no me creyeron jajaja!), me insistieron hasta que en un momento me decidí y me fui con ellas, finalmente estaba ahí para conocer (chicas, gracias por rescatarme!).

Para ese momento el sol salió nuevamente en todo su esplendor!

Así llegamos al pueblo de San Pedro de Saño a un toro match pero resultó que era toda una fiesta!

Llegando a San Pedro

Estaba repleto de gente, conseguir sitio parecía algo imposible pero finalmente lo logramos; en mi caso, después que un señor me hizo la guerra cuando me subí porque pensó que no lo iba a dejar ver, me ayudó luego a ubicarme a buen recaudo, a sostener mi mochila y a ponerla en un lugar para que no me incomodara.

El toro match ya había empezado, lo disfrutamos un rato (el animal no sufre daño alguno por cierto), la gracia es que el toro persiga a los de rojo y a los que están trepados alrededor de la arena, es arriesgado pero aparentemente bastante adrenalínico.

La tarde comenzó a caer así que decidimos explorar un poco los alrededores, hicimos una pequeña caminata cerca, vimos el atardecer para luego volver al centro del movimiento; Irene tenía ganas de tomar un caldito así que caímos en uno de los varios puestos que habían en la fiesta, mientras ella comía, Adita y yo fuimos a buscar cachanga (es una especie de tortilla hecha de harina que a mí me provocó).

Le dimos el alcance a Irene y como era nuestra última noche, Adita quiso bailar, pues todas nos dimos el gusto y entramos!

Es una típica fiesta de la sierra, muchas bandas tocando, mucha gente bailando y disfrutando.

Como era lógico, nos pusimos a bailar, estábamos super felices, nos invitaron calientito (es una bebida muy conocida en la sierra central hecha con pisco o caña, té, canela clavo y limón pero tiene sus variantes con frutas como níspero o membrillo) que nos gustó y como Irene y yo estábamos muy resfriadas, tomamos la decisión de comprarnos una botella para las tres, a sólo 5 soles caserita!

Luego del brindis respectivo y rogando que el calientito nos cure del resfrío, llegó la hora de partir, cansadas pero muy contentas de haber pasado un día increíble!!

Al día siguiente partí de Huancayo rumbo al aeropuerto de Jauja, el camino es de aproximadamente 1 hora, la ruta ofrece unos paisajes hermosos, el clima estuvo espectacular, un sol radiante que hacía que los campos brillaran aún más.

Me quedó un pendiente: subir al nevado Huaytapallana, lamentablemente estaba tan resfriada que no me atreví, inclusive pregunté a algunos guías y me recomendaron no hacerlo debido a mi estado de salud, así que ya saben que regresaré a Huancayo a sacarme el clavo 🙂

Un dato adicional: saben que a Huancayo le llaman ciudad incontrastable? La versión oficial es que el título se los dio el Marqués de Torre Tagle por Decreto Supremo de fecha 19 de marzo de 1822 debido a que numerosos huancas sacrificaron sus vidas por la causa emancipadora luchando contra los españoles.

También puede gustarte...

2 Comentarios

  1. Será bueno tomar altas dosis de vitamina C antes de hacer viajes a lugares muy fríos? Como para prevenir el resfrío y eso…

    1. Sí Re, es totalmente recomendable y en el destino también pero no olvides llevar también medicinas por si llegaras a resfriarte fuerte 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *