Descubre las misteriosas playas de Marcona

San Juan de Marcona es un pueblo peruano básicamente minero y portuario, sin embargo, tiene varios encantos naturales, por eso, te invito en este post a descubrir las misteriosas playas de Marcona y a disfrutar del espectáculo que ellas nos brindan.

1. Dónde queda y cómo llegar

Marcona se encuentra a 530 kms al sur de Lima, en la provincia de Nazca que pertenece a la región Ica.

Se puede llegar en auto propio desde Lima (no es necesario 4×4), yendo por la Panamericana Sur, se toma un desvío a la altura del kilómetro 483 continuando hacia el oeste por un tramo de 40 kilómtetros hasta llegar a Puerto San Juan. El camino es realmente sencillo, mejor si van con buena compañía y/o buena música pues en el trayecto no se ve más que desierto y arena y puede tornarse un tanto aburrido 😉

También pueden tomar buses desde Lima hasta Nazca (Tepsa, Civa, Cruz del Sur) que dependiendo de la hora de viaje y tipo de servicio, los precios pueden variar entre 40 y 100 soles. Una vez en Nazca, pueden tomar un colectivo que salen con frecuencia que los lleve hasta Marcona.

2. Playas de Marcona

En este viaje de fin de semana visité las playas trompa de elefante, Acapulco y las loberas, cada una con sus propios encantos y belleza.

Playa Trompa de elefante

Playa emblemática de Marcona, nosotros llegamos al atardecer, el sol nos había acompañado durante el camino, sabíamos que podríamos apreciar una fantástica caída del sol; con algo de viento y olas suaves, comenzó lo que sería un bellísimo atardecer.

La característica de esta playa es una formación rocosa que tiene forma de elefante cuya trompa cae en el mar, se puede ver claramente desde lo alto y desde la playa se ve imponente y su combinación con la magia del atardecer, aún más.

Atardecer en la playa trompa de elefante
Atardecer en la playa trompa de elefante
Atardecer en la playa trompa de elefante
Atardecer en la playa trompa de elefante

Al día siguiente, en esta misma playa pero hacia el este, nos tocó ser testigos del amanecer, otro espectáculo en el que la tranquilidad se hizo presente en un entorno natural y sin gente, sólo con los pobladores que recogían desde muy temprano las algas secas de la playa.

Amanecer en Marcona
Amanecer en Marcona – Créditos: Peter Rosales Photography
Playa Acapulco

Un camino tranquilo, una enorme playa de grandes rocas y olas turquesas, de pronto, al extremo, una playita, chiquita y bonita, llena de arcos de roca y rompiente suave, todo eso es playa Acapulco.

Al igual que en la playa trompa de elefante, éramos los únicos con la compañía de los pobladores que recogen las algas, fue el momento ideal para fluir, relajarnos y tomar lindas fotos.

Playa Acapulco
Lo más bonito de playa Acapulco
Lo más divertido de playa Acapulco – Créditos: Peter Rosales Photography
Playa Las Loberas

Nuestra última tarde en Marcona fue marcada por la lindísima playa las loberas, una playa amplia, con grandes rocas que permanecen quietas en la orilla y una imponente duna que baja hacia la playa. Fue un atardecer especial, con mucho viento y un sol magnífico que se colaba entre las formaciones de roca que en esta playa existen.

Aprovechamos para disfrutar de la arena húmeda, de caminar hasta el arco por donde entraba la luz del sol y despedirnos de este grandioso lugar que nos brindó momento increíbles.

Playa Las Loberas
Playa las Loberas
Playa las Loberas

Hay otras playas a las que pueden ir a las que nosotros ya no pudimos, entre ellas están playa los pingüinos, los leones y playa hermosa, así que si van, no duden en visitarlas.

3. ¿Qué más se puede ver en Marcona?

Además de sus misteriosas playas, Marcona tiene algunos miradores, nosotros fuimos al mirador Punta San Juan y al mirador de Ada, desde allí se puede ver el hermoso mar, sus formaciones rocosas y en el caso del mirador Punta San Juan, podrán observar colonias de lobos marinos y con suerte, colonias del pingüino de Humboldt así como una gran variedad de aves; recuerden que en Marcona está la reserva Punta San Juan, un área protegida en la que se encuentran estas especies.

Vista desde el mirador Punta San Juan
Vista desde el mirador de Ada
Desde el mirador de Ada – Créditos: Peter Rosales Photography
4. Recomendaciones
  • El promedio de la temperatura en Marcona durante el año va de 18° a 23°, siendo los meses de verano (enero a marzo) en donde se registran las temperaturas más altas (puede llegar a 30°) y la más baja en agosto que puede llegar a 16°; sin embargo, durante el día sale el sol, por lo que siempre es recomendable llevar ropa ligera (también ropa de baño) y en los meses que no son de verano, una casaca, polera o cortaviento para el amanecer, tarde y noche.
  • Lleven también bloqueador para el cuerpo, cara y labios, el sol del verano puede ser muy fuerte por lo que es necesario proteger la piel así como gorra y lentes de sol.
  • Pueden ir con niños sin ningún problema, no hay caminatas exigentes, los hospedajes son cómodos con diversos servicios, hay dónde comer (variedad en pescados y mariscos, delicioso!) y es perfecto para relajarse.
  • Si van a hacer caminatas por donde hay piedras, caminen con cautela para evitar torceduras, para llegar al arco de las loberas hay varias piedras y con sandalias puede ser difícil caminar por allí pero no imposible.

No dejen de ir y disfrutar de la magia y tranquilidad de Marcona, les aseguro que no se arrepentirán 🙂

Si quieren ver el video de mi experiencia en Marcona, pueden entrar aquí.

Recuerden visitarme en Facebook, en Instagram y unirse a mi grupo viajero en donde se comparten experiencias de viaje, tips y ayuda entre viajeros.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *