El salar de Uyuni y su mágico efecto espejo

¿Les ha pasado que han deseado tanto algo que finalmente lo realizaron? Cada cierto tiempo tengo metas de viaje que quiero cumplir y uno de ellos era ir al salar pero no en cualquier época del año, sino en la de lluvias para poder experimentar el salar de Uyuni y su mágico efecto espejo 🙂

El inicio

Este viaje a diferencia de muchos otros, lo hice de la mano con Peter Rosales Photography y algunos miembros de su grupo viajeros viajando con viajeros; yo formaba parte del grupo y un día de casualidad, vi la publicidad que le estaba haciendo al viaje, así que sin dudarlo un segundo, decidí reservar mi cupo antes de que me ganaran. El costo total del paquete por una semana de viaje (no incluía pasajes aéreos), fue de S/. 1,800 soles y contaba con un itinerario diverso -y entretenido por cierto!- a Puno y Uyuni; este paquete incluyó todos los hospedajes, algunas comidas, las visitas en Puno y el tour al salar, bastante completo como podrán ver 😉

La temporada del efecto espejo en el salar va de enero a marzo, nosotros viajamos del 03 al 09 de marzo, perfecto para disfrutarlo; el resto del año el salar está seco pero se pueden sacar geniales fotos en perspectiva (¿creo que todos hemos visto una gran cantidad de fotos y videos de ello verdad?).

El recorrido

Iniciamos el viaje en Puno, llegamos muy temprano y fuimos directamente a Sillustani; la verdad es que yo estaba bastante nerviosa pues la primera vez que fui a Puno, a mi llegada me dio un fuerte soroche que hasta me tuvieron que poner oxígeno y recordaba que cuando fui a Sillustani avanzaba medio minuto por 5 minutos de descanso (y se suponía que ya estaba aclimatada jajajaja!). La diferencia fue que esta vez no iba a tener tiempo de aclimatación ni descanso, así que tomé mi super pastilla para el soroche (naux, como ya les he comentado en posts anteriores) y felizmente estuve tranquila, me agitaba pero nada que me desmayara. Lo super positivo era que tanto Peter como algunos de los chicos del grupo demostraron preocupación preguntándome si me sentía bien -sí, les conté lo que me pasó la primera vez- así que eso me hizo sentir aún más segura.

Sillustani

Sillustani es una península de la laguna Umayo que está a 33 kms de la ciudad de Puno, allí encontrarán algunas tumbas llamadas chullpas que pertenecieron a la cultura Kolla; como llegamos temprano no había casi nada de gente, todo el lugar estaba muy tranquilo, se puede sentir claramente su energía así que pudimos disfrutar plenamente de la charla del guía y de hacer una sesión de fotos con Peter mientras entre todos los viajeros nos íbamos conociendo un poco más.

Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani
Laguna Umayo
Laguna Umayo
Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani

Luego del recorrido por este fantástico lugar (lo disfruté como si hubiera sido la primera vez), regresamos a Puno para descansar; nos hospedamos en el hotel la Hacienda (queda a unos minutos del muelle del lago Titicaca), bonito, cómodo e incluía el desayuno.

Por la tarde de ese mismo día sólo fuimos al muelle a tomarnos fotos y disfrutar un poco del lugar -que por cierto aún estaban en celebraciones de carnavales, así que no faltaron las comparsas, los bailes y mucha alegría por las calles cercanas al lago- pues al día siguiente partíamos muy temprano hacia la frontera para cruzar a Bolivia.

Copacabana

Luego de casi 3 horas de viaje desde Puno por tierra, llegamos a Kasani por donde se cruza la frontera; los peruanos podemos cruzar con DNI (por ser países miembros de la Comunidad Andina) o pasaporte, cualquiera de los dos es completamente válido.

Una vez sellada la salida del Perú y la entrada a Bolivia, deben aprovechar para cambiar dinero pues si su plan es como el nuestro que sólo íbamos a estar de paso por Copacabana (nuestro destino era llegar el mismo día a La Paz para tomar el bus hacia Uyuni), no les quedará otro momento para hacerlo. Para el cambio pueden acudir a cualquiera de los cambistas que se encuentran saliendo de migraciones, para que tengan una idea, 1 sol es igual a 2.12 bolivianos aproximadamente y no necesitan cambiar mucho dinero sobre todo si sólo van a estar unos días (nuestro tour en Uyuni fue de 3 días, compré 800 bolivianos y gasté la mitad) pues en Bolivia todo es barato.

Banderas en la frontera
Banderas en la frontera

Finalizados todos los trámites y luego de 30 minutos más, llegamos a Copacabana que es probablemente una de las ciudades ribereñas más conocidas de Bolivia. Allí, nos dedicamos a pasear tranquilamente, fuimos al muelle a la orilla del lago, nos tomamos muchas fotos y aprovechamos para almorzar antes de partir hacia La Paz.

Iglesia en Copacabana
Iglesia en Copacabana
Muelle en Copacabana
Muelle en Copacabana
Copacabana
Copacabana – Créditos: Peter Rosales Photography

Nos demoramos en salir de Copacabana debido al almuerzo (se demoraron la vida en servirnos a pesar de las quejas!) así que casi tuvimos que correr pues para llegar a La Paz (el viaje en total dura 4 horas aproximadamente) hay que cruzar el estrecho de Tiquina, sólo se hace con lancha o bote y de día (no se permite cruzarlo de noche, el costo es de 2 bolivianos).

Debido a la demora en Copacabana, sumado al tráfico de La Paz para llegar al terminal, llegamos ajustadísimos a tomar el bus que salía a las 8 pm (estaba a punto de partir!!). Fuimos en la empresa de transporte turístico Omar, cómodo (asientos reclinables 140°) y te dan una frazada para la noche (puede llegar a hacer mucho frío); a través de su página web pueden adquirir los pasajes con anticipación si desean.

Como se viaja de noche (el viaje dura entre 10 a 12 horas aproximadamente), es el momento ideal para ir durmiendo por eso no se me hizo tan pesado pero ojo, igual me tomé la pastilla para el soroche para evitar cualquier malestar durante el viaje.

Uyuni

Llegamos a la ciudad poco antes de las 5 am, ahí hay muchos jaladores que querrán venderles sus servicios turísticos pero tengan cuidado pues hay mucha informalidad y contratar a alguna de estas empresas no es garantía de seguridad, recuerden que ya han habido accidentes en el salar, algunos mortales inclusive.

A la hora que llegamos la agencia contratada aún no había abierto, así que con nuestras maletas y mochilas tuvimos que ir a una cafetería cercana que estuviera abierta para poder descansar un poco y esperar a que llegaran las camionetas a recogernos. Como en las camionetas no podían ir maletas muy grandes por el peso, se tuvieron que compartir maletas (en mi caso no lo necesité, pues puse lo que necesitaba en mi mochila) y las maletas se quedaban en resguardo en la agencia; por ello es recomendable no llevar demasiadas cosas, sólo lo necesario para un viaje de aventura como este.

Debo confesar que la altura me quiso jugar una mala pasada a pesar de las pastillas, lo que se agravó cuando comenzaron a preparar los desayunos en la cafetería, así que tuve que salir a la calle para que me cayera el aire y allí tuve la suerte de poder ver el amanecer, hacía mucho frío pero estuvo bello; y no sólo eso, sino además tuve la suerte de conocer a otros viajeros que también pasaron por la cafetería, algunos con historias fantásticas acerca de sus viajes por el mundo, comprenderán que durante ese tiempo se me quitó por completo el malestar 🙂

En la medida que el recorrido comienza de inmediato una vez que las camionetas recogen a los pasajeros, lo recomendable es bañarse y asearse antes de salir (después de casi 12 horas de viaje puede ser necesario); cerca a la cafetería donde estábamos habían algunos baños públicos con duchas, así que esperamos a que abrieran y por 5 bolivianos, puedes bañarte y/o usar los baños, aprovechando además el ambiente para cambiar de maletas y acomodar las que se iban a quedar en la ciudad.

La agencia con la que hicimos el tour de 3 días 2 noches se llama Salty Desert Aventours, si quieren saber más de los servicios que ofrece, pueden ingresar aquí.

Cementerio de trenes

Nuestro recorrido antes de ir al salar, comenzó en este emblemático lugar en el que se encuentran varios restos de locomotoras y vagones del siglo XIX. Éstos solían transportar minerales entre Uyuni y Antofagasta; hoy, ya olvidados, dejan a los visitantes la posibilidad de tomar excelentes fotos.

Cementerio de Trenes
Cementerio de Trenes
Salar de Uyuni

Luego nos dirigimos al salar, comprenderán la emoción que en ese momento estaba sintiendo!!! Antes nos detuvimos en un lugar llamado Colchani en el que encontrarán una gran cantidad de puestos de venta de artesanía hecha en base a fibra de llama y alpaca así como una gran cantidad de recuerdos hechos a base a de sal, lo que te dicen es que siempre puedes regatear el precio y hay cosas muy bonitas.

Inmediatamente después sigue la ruta hacia el salar, la entrada fue simplemente espectacular, el camino se torna blanco, llegan una gran cantidad de camionetas pero les aseguro que no se siente para nada el número y ello se debe a que el salar es considerado el más grande del mundo con una extensión de 10,582 kms2 (osea es realmente inmenso!) y se estima que cuenta con 10 millones de toneladas de sal.

Los carros entran despacio pues hay bastante agua producto de las lluvias, las camionetas no pueden ir más rápido ni correr pues el agua salada puede malograr los motores, sin embargo, este tipo de entrada ya hace anticipar que la experiencia será grandiosa, por eso no podía esperar a seguir entrando y detenernos a disfrutar de su magia 🙂

Entrada al salar
Entrada al salar
Entrada al salar
Entrada al salar

El agua va bajando una vez que se sigue entrando y ves cómo se va abriendo paso a un camino absolutamente blanco que brilla a la luz del sol y es ahí donde confirmas que será espectacular!!

La ruta sigue hasta el monumento al Dakar, momento de foto obligada, sólo hay que esperar turno porque muchos turistas se quieren tomar fotos aquí.

Monumento de sal del Dakar
Monumento de sal del Dakar

Inmediatamente después se almuerza en el museo de sal playa blanca, ahí comí una de las quinuas más ricas que he probado en mi vida!! El almuerzo fue super saludable y potente, lo suficiente para calmar el hambre del momento y sostenernos para el resto de la tarde.

Luego fuimos a disfrutar del salar, nos tomamos fotos en las banderas para después pasar a tomarnos más fotos aún y filmar algunos videos mientras iba avanzando la tarde; les diré que es fantástico, pues es como tocar el cielo y las nubes con las manos (el salar es el cielo en la tierra!), el agua es tibia, el sol ayuda a que el entorno sea perfecto y si es con buenos amigos aún mejor (realmente fue un increíble grupo viajero, todos nos llevamos muy bien a pesar de que recién nos conocíamos, qué suerte!!).

Salar de Uyuni
Salar de Uyuni
El salar de Uyuni y su mágico efecto espejo
El salar de Uyuni y su mágico efecto espejo
Salar de Uyuni
Salar de Uyuni
El salar de Uyuni y su mágico efecto espejo
El salar de Uyuni y su mágico efecto espejo

Eso sí, no olviden llevar bloqueador solar, bálsamo para labios y si quieren una gorra para protegerse del sol así como algo de abrigo para el atardecer pues la temperatura baja.

Salí del salar maravillada y rumbo al hospedaje donde descansaríamos, nos encontramos con un atardecer fabuloso, como para coronar un día más que espectacular.

Llegamos a la población de Aguaquiza donde descansamos en un hostal de sal, sencillo pero suficiente para pasar la noche, te dan mate y galletas, así como la cena y desayuno al día siguiente, los baños y duchas son compartidas (por la ducha cobran 10 bolivianos) y las habitaciones también pero hay privadas; lo que me gustó mucho fue que no se sentía frío pues el techo es de calamina por donde entra el sol en el día y el lugar se mantiene caliente durante la noche. Esa noche todos estábamos tan contentos que tuvimos una agradable y muy divertida reunión fuera del hospedaje con los chicos del grupo, un momento que sin duda no olvidaremos 🙂

Lagunas altiplánicas

Al día siguiente luego de desayunar y algo cansados por la reunión (pero felices que es lo importante!), partimos por una interesante ruta en donde pudimos ver los enormes sembríos de quinua (negra, roja y amarilla), montañas, volcanes y un hermoso cielo que siempre nos acompañaba durante la ruta para finalmente llegar a algunas de las lagunas altiplánicas como Cañapa, Hedionda, Chiarcota y Honda, todas y cada una con sus atractivos; almorzamos al costado de un camino cerca a una de las lagunas con unos paisajes de ensueño y con vista a una de las montañas, escenario perfecto para seguir disfrutando de este mágico viaje.

Sembríos de quinua amarilla
Sembríos de quinua amarilla
Sembríos de quinua negra - Créditos: Peter Rosales Photography
Sembríos de quinua negra – Créditos: Peter Rosales Photography
Rutas del desierto boliviano
Rutas del desierto boliviano
Créditos: Rolando Llanos Mendoza
Créditos: Rolando Llanos Mendoza

Laguna altiplánica
Laguna altiplánica
Laguna altiplánica
Laguna altiplánica
Laguna Honda
Laguna Honda
Desierto Siloli

Finalizando el recorrido por las lagunas, llegamos a este desierto para entrar a la Reserva Nacional Eduardo Abaroa (el costo es de 150 bolivianos) donde se encuentra el famoso árbol de piedra, así como muchas otras formaciones rocosas en las que realmente se pueden tomar increíbles fotos. El día que fuimos corría muchísimo viento así que es bueno ir abrigados, con mucho bloqueador solar y protector de labios.

Árbol de piedra
Árbol de piedra
Desierto Siloli
Desierto Siloli
Laguna Colorada

Es la estrella de este día de tour, el agua es roja debido a los sedimentos rojos y pigmentos de algunas algas, la vista es increíble y se encuentran una gran cantidad de flamencos andinos, un lugar que definitivamente es para recordar siempre.

Laguna Colorada
Laguna Colorada
Créditos: Peter Rosales Photography
Créditos: Peter Rosales Photography

Para descansar nos dirigimos a la población de Huayllajara a un hospedaje en el que también se comparten habitación y baños, éramos los únicos así que estuvimos cómodos; lo que sí, en la medida que es un pueblo que se encuentra casi en el punto más alto del viaje, hace mucho más frío y el hospedaje no era de sal ni tenía techo de calamina, por tanto, deben abrigarse muy bien para protegerse del frío (yo pasé mala noche por este motivo).

Geiseres Sol de Mañana

Partimos al amanecer, tengan en cuenta que estamos casi en los 5000 msnm, hace muchísimo frío (para que se hagan una idea, las camionetas amanecieron con láminas muy delgadas de hielo), por lo que hay que ir bien abrigados.

En la zona de los geiseres hay mucha actividad volcánica y desde el suelo se emiten vapores de agua y vapor caliente, alcanzando alturas de hasta 50 metros.

Geiser Sol de Mañana
Geiser Sol de Mañana
Créditos: Shirley Medina Jiménez
Créditos: Shirley Medina Jiménez
Geiser Sol de Mañana
Geiser Sol de Mañana

Siendo este el tramo final del viaje, después de admirar los geiseres fuimos a las aguas termales de Polques, el ingreso cuesta 6 bolivianos; dicen que por el alto contenido que estas aguas tienen, alivia la artritis y el reumatismo.

Aguas termales de Polques
Aguas termales de Polques

Luego llegamos hasta un lugar llamado Italia perdida, dicen que se llama así porque encontraron a unos italianos supuestamente perdidos; aquí verán una serie de formaciones rocosas (no olviden que esta parte de Bolivia ha tenido y tiene mucha actividad volcánica, por eso las formaciones rocosas siguen siendo erosionadas por el clima).

Italia perdida
Italia perdida
Italia perdida
Italia perdida

Y como punto final de nuestra travesía boliviana, llegamos a la laguna misteriosa (realmente el cansancio me vencía y ya no tenía muchas ganas de caminar), sin embargo, ver asomarse a la laguna hizo que todo mi cansancio desaparezca.

Laguna misteriosa
Laguna misteriosa
Laguna misteriosa
Laguna misteriosa

Luego regresamos a Uyuni, lugar donde nos despedimos de nuestros guías para ir al terminal de buses y retornar a La Paz.

Llegamos muy temprano a La Paz, como sólo estuvimos unas horas, aprovechamos para desayunar y luego ir a los teleféricos de la ciudad, como es transporte público, hay que pagar los pasajes respectivos (3 bolivianos y si se toma una segunda línea, 2 bolivianos, aunque leí una noticia que desde marzo de 2018 regirían nuevas tarifas pero no he encontrado la información pues la web de la empresa que los opera no carga).

Retorno a Puno

Ese mismo día luego de 2:30 horas de viaje, cruzamos la frontera por Desaguadero para retornar a Puno (si les sobraron bolivianos, pueden cambiarlos a soles luego del control fronterizo); el servicio contratado nos dejó en el mismo hotel en el que nos hospedamos al inicio del viaje y esa noche, como no podía ser de otra manera y en calidad de despedida, nos fuimos a bailar!!!

Uros y Taquile

Este fue el fin del viaje, pues luego de la fiesta de la noche anterior, fuimos a visitar las islas flotantes de los Uros y Taquile, bellos lugares de imprescindible visita si están en Puno.

Taquile
Taquile
Lago Titicaca
Lago Titicaca

Este viaje llegó para mí en el mejor momento, no sólo cumplí un sueño viajero más de toooooda mi lista, sino además dio inicio a una nueva etapa de mi vida marcando un hito en ella, así que comprenderán que fui sumamente feliz.

Finalmente, les regalo el link del video de este viaje que preparé con muchísimo cariño, lo pueden ver aquí. Si les gustó, denle like, compartan y suscríbanse a mi canal de youtube 😉

También puede gustarte...

4 Comentarios

  1. Hola q lindo me gustaría realizar este viaje, una consulta cuanto fue el tiempo q te tomo para llegar de puno a uyunis, fueron dos días solo horas, gracias por tu respuesta

    1. Hola Angie! Llegar de Puno a Uyuni toma un día completo, se sale muy temprano de Puno para cruzar la frontera, almuerzas en Copacabana, luego el bus parte a La Paz y desde aquí los buses a Uyuni salen por la noche, se llega a Uyuni a las 5 am aproximadamente del día siguiente 🙂

  2. Claudia dice:

    Hola, me encanto el post. De cuantos dias fue el tour desde Puno y cual fue el gasto total?

    1. Hola Claudia, muchas gracias!! El tour desde Puno fue de 7 días, en total gasté 2000 soles sin pasajes aéreos, todo incluido salvo algunas cenas en Puno pero en Uyuni todo incluido 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *