Las playas más lindas de Phuket en Tailandia

¿Cómo fue que llegué a Phuket? Es una pregunta válida que algunos se pueden estar haciendo… pues bien, en el 2014 tenía planeado viajar a Malasia a pasar año nuevo con uno de mis primos. Mientras hacíamos los planes, me recomendó que hiciera viajes internos en Asia con los vuelos low cost y entre esas recomendaciones salieron las playas más lindas Phuket Tailandia; recuerdo claramente estar investigando sobre la isla y me dije a mí misma: TENGO QUE IR! Sus playas paradisíacas de arena blanca y aguas claras lo hacían un lugar perfecto para veranear.

Por cosas de la vida, los planes cambiaron y no fui a Malasia (terminé yendo a Dubai) así que todas las averiguaciones que había hecho no las usé.

Siendo el 2016, me tocaba planificar mi viaje de fin de año fuera del país (durante el año privilegio destinos internos en Perú y elijo fin de año para traspasar sus fronteras), quería irme nuevamente con mis amigas a un resort todo incluido como hicimos en el 2015 cuando nos fuimos a Varadero pero nadie se animó así que debía decidir si viajar sola a algún lugar o quedarme en el país y adivinen qué elegí? Demasiado obvia la respuesta verdad? 🙂

Ahora el tema pasaba por elegir el destino, ya había estado haciendo mi research para Bora Bora y Maldivas pero entre los precios y que ya casi todo estaba agotado decidí que no era el mejor momento para ir a ninguno y de pronto, me acordé de aquellos planes del 2014 y de Phuket, así que de inmediato comencé a investigar.

De pronto ya estaba reservando vuelo, averiguando hospedajes y playas para visitar, los planetas se alinearon para que todos los trámites los agotara en 2 días y como nada, comenzaba una nueva aventura con toda la emoción que implicaba: era la primera vez que me iba a ir al Sudeste Asiático sola!! Así que ya comenzaba a prepararme para los típicos comentarios tipo ¿no te da miedo viajar sola?¿te vas a ir sola tan lejos? Qué loca para que una mujer viaje sola hasta allá! y etc etc etc, comentarios que seguro muchas de ustedes deben haber escuchado más de una vez.

  • ¿Cuándo es la mejor época para viajar a Phuket?

La mejor época es entre diciembre y marzo, las temperaturas oscilan entre los 15° y 32° y apenas llueve, así que es ideal para tumbarse en la playa, hacer caminatas y explorar.

No es recomendable viajar en la temporada calurosa que va de abril a mayo porque las temperaturas son demasiado elevadas, puede llegar hasta los 40° y el calor es sofocante; tampoco es recomendable viajar en época de lluvias que se producen entre junio y noviembre pues son realmente torrenciales.

  • ¿Qué necesita un peruano para viajar a Phuket?

Los peruanos no necesitan visa para ir a Tailandia, así que lo único que se necesitaría eventualmente son las visas de tránsito en caso corresponda.

Lo que sí les pueden pedir es el certificado de vacunación contra la fiebre amarilla, lo deberán llevar a la mano pues se lo pueden pedir en el aeropuerto de Phuket; recuerden que la vacuna tiene una duración de 10 años, por lo que si ya cuentan con un certificado dentro del período de vigencia, no necesitarán aplicársela nuevamente.

A mí no me lo pidieron pero deben tener en cuenta que si se las piden y no lo tienen, no los dejarán entrar a la isla.

  • ¿Cómo llegar hasta Phuket desde el Perú?

Deben saber que la decisión la tomé con muy poco tiempo de anticipación (octubre), por lo que para esa fecha los precios ya estaban elevados, sobre todo porque viajaba en fechas festivas y en temporada alta.

Hay muchas formas de llegar a Phuket pasando por hacer 4 escalas que suelen ser los vuelos más baratos, hasta las que pasan por 2 escalas que son los más caros, desde el Perú no hay vuelo directo a la isla, por tanto sí o sí debía hacer escala.

Conseguí vuelo en KLM, el pasaje me costó $ 3000 dólares partiendo el 30 de diciembre y regresando el 16 de enero de 2017. La gran ventaja es que el equipaje de bodega viaja directo al destino, por lo que bastaría con llevar una mochila o carry on en cabina con un par de mudas de polos, algunas cosas de aseo como desodorante, cepillo, pasta dental, cepillo de pelo y una colonia (asegúrense de que las cosas líquidas cumplan con las normas de tamaño y siempre en ziplocs para que no se los retengan en el aeropuerto de Lima) para que los usen en las escalas.

El tránsito del vuelo fue Lima-Amsterdam-Kuala Lumpur-Phuket: el vuelo de Lima a Amsterdam dura aproximadamente 12:30 horas, tuvimos que hacer 5 horas de escala así que aproveché para caminar por el aeropuerto y descansar un poco.

El vuelo de Amsterdam a Kuala Lumpur dura 12 horas y como partí el 30 de diciembre, el año nuevo lo recibí volando (nunca antes lo había vivido), oportunidad en la que KLM te sirve junto con la cena un vaso de champagne; debo decir que fue un momento distinto (pensaba qué estarían haciendo mi familia y amigos en Perú), sin embargo, estaba feliz y deseé con todo mi corazón seguir viajando durante el resto de mi vida 🙂

Una vez en Kuala Lumpur prácticamente hay que correr al gate (la ventaja es que ellos tienen tren interno así que no hay que preocuparse de andar corriendo por el aeropuerto), la aerolínea que opera es Malaysia Airlines y el vuelo dura 1:20 horas.

Llegada a Phuket
  • Cambio de moneda

La moneda oficial en Phuket es el baht tailandés, actualmente 1 dólar equivale a 33.11 baht aproximadamente.

Les aconsejo llevar dólares y hacer un primer cambio en el aeropuerto, lo demás lo pueden ir cambiando en el destino, hay casas de cambio prácticamente en cada esquina y podrán elegir la que les dé la mejor cotización.

  • Comida, hospedaje y turismo

Les cuento que en la isla la comida y el hospedaje es muy barato, existen hospedajes de todo tipo, desde hostels con habitaciones compartidas hasta hoteles 5 estrellas en playas privadas y como es un destino muy turístico, encontrarán una amplia oferta.

Algo similar ocurre con la comida, es muy barata dependiendo de adónde vayan a comer, en la isla es muy común encontrar puestos de comida en las playas, no saben lo deliciosa que es y sobre todo muy barata, también encontrarán restaurantes de todo tipo en el que los precios pueden variar dependiendo del restaurante; eso sí, la comida tailandesa suele ser condimentada, el sabor es fuerte pero saben qué: es deliciosa!

Lo mismo ocurre con el turismo, pueden alquilar sus propias motos o reservar tours con cualquiera de las tantas agencias que los ofrecen, tal cual con las casas de cambio, ocurre con las agencias, encontrarán una en cada esquina.

  • Las playas más lindas de la isla según mi opinión

1. Kata beach

Es una playa amplia de aguas turquesas y arena blanca, la corriente marina es tranquila en temporada alta, por lo que pueden meterse al mar sin temor, sin embargo, igual tengan en cuenta las banderas que indican la peligrosidad del mar. Les comento esto porque en las temporadas bajas, las corrientes son mucho más fuertes y pueden ser peligrosas.

Desde esta playa también salen botes a otras playas de la isla, todo es cuestión de que negocien con los dueños de los botes (en la isla todo es negociable por cierto y siempre deben regatear). Los botes los llaman longtail boats porque tiene una especie de cola en la parte delantera y son operados con motores manuales.

Longtail boat

En la playa encontrarán restaurantes, bares y un lindo malecón, además entrando a la playa hay unos puestos de comida donde la gente se sienta en mesas a compartir, comer riquísimo (y barato!), tomarse unas cervezas y disfrutar, es un buen sitio también para resguardarse de la lluvia en caso les toque (a mí me tocó un par de veces, les llaman baby rains: lluvias torrenciales de corta duración).

Esta playa es tranquila en términos de gente, no es tan ruidosa ni llena como Patong beach (que es más fiestera), uno puede relajarse y descansar tranquilo.

También se puede hacer parasailing, motos acuáticas y montar en bananas; a unos kilómetros de la playa está el mirador de Karon donde se pueden obtener maravillosas vistas de la bahía.

Mirador de Karon

En Kata beach también podrán ver bellos atardeceres mientras disfrutan de la tranquilidad del momento.

Kata beach
Kata beach
Kata beach
El clima es tropical y en temporada alta pueden presentarse algunas lluvias momentáneas (baby rain), pues así como llegan rápido y fuerte, a los minutos se despeja y vuelve a salir el sol
Atardecer en Kata

2. Karon beach
En esta playa hay espacio suficiente para tumbarse tranquilamente y alejarse de la multitud; es una playa de aguas turquesas y arena blanca tal cual Kata beach, con la diferencia que el mar es un más movido. Cuando yo fui estaba un poco nublado y creo que eso contribuyó a que el mar no estuviera muy “santo” que digamos pero aún así la disfruté.

Karon beach
Karon

Además de la playa, Karon tiene varios restaurantes y complejos hoteleros, tiendas y bares a lo largo de su litoral, si bien es cierto tiene una vida nocturna interesante, es más tranquila que Patong.

Ban Karon
Las calles están llenas de movimiento

3. Phi Phi Islands

Cuando uno visita la isla Phi Phi tiene la oportunidad de visitar algunas playas en las que sólo se puede estar un momento pero que son tan lindas que es necesario mencionarlas:

  • Monkey beach

Como su nombre lo dice es la isla de los monos, una playa muy chiquita que apenas los turistas comienzan a llegar, los monos se acercan por comida y eventualmente, al mínimo descuido, pueden abrir mochilas o llevarse las cosas que se dejan tendidas en la arena.

El agua de esta playa es celeste, muy clara, la arena blanca y muy suave, el mar es tranquilo y se puede disfrutar de un momento agradable viendo a los monos hacer travesuras.

Monkey beach
Monos abriendo una mochila
  • Maya bay

Todos han escuchado hablar de ella, muy famosa por haberse filmado la película “la playa” con Leonardo Di Caprio, de lejos se ve muy linda, el problema es que no pudimos entrar porque la marea estaba demasiado baja y corríamos el riesgo de que el bote se quede encallado, así que sólo la pudimos admirar desde lejos.

Maya bay

4. Krabi island

Llegar a esta isla fue el equivalente a haber llegado al paraíso, me quedé sorprendida de sus aguas esmeralda, de la tranquilidad y de la naturaleza que nada literalmente con uno (hay muchos peces que están a la vista, ni siquiera es necesario el snorkel).

Krabi island

Agua esmeralda y mucha paz
Peces a la vista y al alcance de la mano

Dentro del mismo circuito de la isla de Krabi hay otras islas que forman parte del archipiélago de Koh Hong que son hermosas:

  • Koh Phak Bia

Una isla pequeña pero muy hermosa, de aguas claras y tranquilas, es el escenario perfecto para tomarse lindas fotos.

Koh Phak Bia

  • Parque Nacional Than Bok Korani

El parque tiene múltiples atractivos, siendo uno de ellos la hermosa playa que lo rodea, un sitio mágico y paradísiaco, nada turístico, tanto así que cuando llegamos sólo habían dos personas en la playa; como en todo Phuket, las aguas son claras y tranquilas y también es un hermoso lugar para caminar y tomarse muchas fotos.

Than Bok Khorani

5. Long beach

Playa que forma parte de la llamada Coral Island, es una playa hermosa pero va demasiada gente para mi gusto; las aguas son celestes y clarísimas, se puede hacer snorkeling y buceo pues los corales son realmente lindos.

Long beach

Como los botes no pueden entrar hasta la playa misma, te dejan en una plataforma hecha sobre el mar que se mueve a su compás (de estas hay en otras islas como en Phi Phi y en Krabi).

También encontrarán una gran oferta de restaurantes tipo buffet a buen precio y rico, como comprenderán la mayor parte de la comida es marina.

6. Ao Tawan Tok

Playa ubicada en la llamada Racha o Raya island, es una playa con aguas celestes y arena blanca, de una extensión media que permite tumbarte al sol a descansar con tranquilidad. Es un excelente lugar para hacer snorkeling y buceo, tienen puntos especiales donde se pueden practicar ambos deportes, definitivamente la claridad del agua ayuda mucho a disfrutarlos.

En esta playa hay algunos bungalows y un hotel 5 estrellas llamado The Racha, el lugar cuenta con seguridad infranqueable, sólo pueden entrar los huéspedes, por lo que los que llegamos en tour no tenemos acceso a los restaurantes que están a la vista.

Racha island

7. Banana beach

Una playa casi escondida, pequeña, de aguas muy claras, peces nadando alrededor y al igual que las demás playas se puede hacer snorkel, sin embargo, realmente está hecha para descansar y relajarse.

Hay un pequeño restaurante donde se puede comer y pedir unas cervezas mientras uno disfruta de la tranquilidad de esta playa.

8. Freedom beach

Una playa que, además de las que visité en Krabi, fue la más linda de todas, un paraíso de arena blanca, aguas celestes, sin mucha gente y que me permitió disfrutar de un espectáculo para mí raro: aunque el día estaba muy soleado, comenzó a llover y aunque por momentos se intensificaba, el sol no se iba del todo y hacía calor, así que muchos aprovechamos para meternos ricos chapuzones en el mar, luego se despejó por completo y terminó en un lindo atardecer en pleno mar de Andaman.

Esta última playa fue nostálgica para mí, repasé cada momento vivido en la isla, cada playa, cada cueva, cada snorkel, cada risa, cada amigo ganado porque era mi último día, estaba feliz pero también apenada porque definitivamente quería quedarme más tiempo, me hubiera gustado recorrer más sus calles, el centro de la ciudad y muchas otras cosas más.

Atardecer al retorno de Freedom beach

Aún con la pena, estuve encantada de haber hecho este mágico viaje, me quedaron muchas imágenes y situaciones grabadas:

  • El agradecimiento infinito de una vendedora tailandesa de ropa  en mi primer día en la isla al haberle comprado ropa para poder ir al Big Buddha (sí señores, Phuket es mucho más que playas paradisíacas, es cultura, es amabilidad, es religión), era su primera venta del día y al saber que estaba yendo al Big Buddha, me hizo una buena rebaja pero me pidió que rezara por ella y su bebé cuando vaya al santuario, que haga una donación con lo que me estaba ahorrando y así lo hice; me conmovió porque me lo pidió con tanta fe y sentimiento que me dejó una sensación de calidez en el corazón.
  • Las vistas increíbles desde el Big Buddha, la paz en el santuario y la majestuosidad de la estatua son cosas que en definitiva no se pueden olvidar.
  • Los templos en honor a Buddha, su historia de vida y la fe de los tailandeses.
  • La sonrisa en el rostro de la chica que tenía un puesto de jugos en la esquina del hotel (encontrarán uno en cada esquina prácticamente), todos los días iba y le compraba un jugo al atardecer regresando de los tours, nos quedábamos varios minutos conversando y reforcé que los tailandeses respiran tranquilidad a pesar de las adversidades, probablemente ello se deba a su religión, despedirme de ella fue muy difícil porque logramos una conexión.
  • La despedida con la vendedora de ropa, regresé nuevamente a comprar algunas cosas más, recordó quién era, le comenté que había pedido por ella y su bebé y que había hecho la donación, fue un lindo momento porque quedó aún más agradecida conmigo de lo que ya estaba y me regaló un abanico pintado a mano para que me lo trajera de recuerdo a Perú.

Como ven, este viaje me dejó profundamente agradecida de tener la oportunidad de poder viajar, conocer otras culturas, otras formas de pensar, otras personas y disfrutar de la naturaleza local, Tailandia es un lugar al que retornaré…

 

También puede gustarte...

6 Comentarios

  1. claudi dice:

    Maravilloso.viaje sis!!! Leerte es como haber estado ahi como una mosquita, filmandote y viendo todo lo que narras tan bien. Tenemos que ir juntas a Phuket!

    1. Por supuesto que sí sis, la isla es mucho más de lo que he narrado en el artículo y tiene muchas más playas que nos encargaremos de recorrer!! 🙂

  2. Algún día, definitivamente!!!

    1. Por supuesto que sí!! Todo es cuestión de decisión!!! Y cuando quieras, te doy todos los tips que necesites para temer un viaje maravilloso a la isla!!

  3. Regina dice:

    Al fin pude leerlo completo. Un maravilloso viaje en definitiva! Me encantó como la señora te pidió una donación con lo que ahorraste para el bien de otras personas.

    1. Siii, realmente fue un viaje mágico, hermoso, diferente, admirar otra cultura y su forma de ver la vida es realmente fascinante!! 🙂 Me alegra que te haya gustado 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *