Queridos lectores y viajeros:

Hoy les quiero compartir una historia que viví cuando viajé a la caleta San José.

Conocí a Charlye y Cecile Woolman, un adorable matrimonio inglés quienes me pidieron un gran favor.

Consistía en hacer una publicación en mi web acerca de una expedición que se realizó en el año 1937 al lago Titicaca en el que participó el tío de Charlye.

La intención era que quizás algunos de mis lectores pudiera tener más información y ayudarlo a seguir recopilándola.

Él me compartió algunas fotos y extractos de las memorias que escribió uno de los miembros de la expedición sin ningún orden particular más que consignar datos que pueden servir para ver si alguien recuerda algo de esta historia.

Ayúdenme compartiendo este artículo, mientras más gente lo lea mejor, y si me ayudan a hacerlo viral ¡aún mejor!

Lean por favor todo el artículo, quizás alguno de ustedes, sus familiares o amigos les han contado algo acerca de esta expedición al lago Titicaca, así podremos ayudar con un granito de arena a Charlye.

Desde ya les agradezco a todos por su tiempo y disposición, se les quiere mucho!! 🙂 Y a continuación, la historia…

Miembros de la expedición al lago Titicaca en el año 1937

Miembros de la expedición al lago Titicaca en el año 1937
Miembros de la expedición al lago Titicaca en el año 1937

Hugh Gilson

Gilson era el líder de la expedición y de las aguas profundas, hacía sondeos, navegación y estudios de distribución de plancton. Fue miembro de la expedición de John Murray (llevado por el Coronel Seymour Sewell) al mar rojo. Fue muy exitosa y le dio mucha experiencia.

Paul Holmes

Holmes estaba a cargo de tomar la medición de temperatura a lo largo del sondeo. También se especializaba en pequeños crustáceos planctónicos y era responsable de la metereología.

Donald Hall

Hall era el químico del agua. Analizaba muestras para oxígeno usando la técnica Winkler, así como para fosfato, pH, etc.

George Crawford

Crawford era el líder adjunto. Era responsable de toda la vida animal diferente a los insectos. Estuvo en Cambridge al mismo tiempo que Philip pero estuvieron el diferente escuelas. Crawford trabajó en el Museo Británico (de historia natural) y buscaba trabajar en el campo más que con especímenes almacenados.

Tom Tutin

Tutin estaba a cargo de la botánica, incluyendo vegetación marginal y terrestre. Estuvo previamente en un viaje en la Guyana británica y encontró a la vegetación alrededor del Titicaca decepcionante en comparación. Tutin permaneció al margen del empleo permanente pero era muy bueno consiguiendo subvenciones y asignaciones de corto tiempo (lo hubiera hecho bien en el mundo actual de la investigación!). Crawford y Tutin trabajaron en el laboratorio de biología de la marina de Plymouth por un tiempo.

Philip Moon

Philip era responsable de la ecología de las orillas y también de la geología del área. Este último aspecto fue útil al juntar el informe en la medida que sus notas contenían descripciones de los escenarios y no sólo listas de especímenes.

Philip Moon
Philip Moon

Howard Hinton

Hinton fue agregado a la expedición pero no era un miembro oficial pagado. Fue responsable de la entomología, especialmente escarabajos que eran su pasión. El español fluido de Hinton fue muy útil a la compañía y no pudieron pedir un mejor entomólogo.

Extractos de la historia de la expedición al lago Titicaca

En las memorias de la Real Sociedad de Londres, Gilson escribió:

“Salimos de Inglaterra en dos partes. Hinton y yo navegamos desde Liverpool el 18 de febrero y llegamos a Callao el 16 de marzo.

En Lima, donde nos quedamos 4 días, nos encontramos con una amable bienvenida del señor A.H. Marlow, el Consul General inglés (el Ministro señor V.C.W. Forbes, estaba en ese momento de vacaciones). Tuve el privilegio de entrevistarme con los Ministros de Relaciones Exteriores y Educación, y tuvimos la oportunidad en una fiesta en honor nuestro en la Embajada británica de conocer muchas de las personas más destacadas del Perú. También fuimos amablemente recibidos por el Capitán V. A. B. Cecil, el Secretario de la Corporación Peruana, que estaba actuando como Gerente General en Lima, y por el señor Brown, el Gerente del Ferrocarril Central.

Desde Lima procedimos a tomar un avión a Arequipa donde estuvimos 2 días antes de partir en tren a Puno, y conocimos a los señores L.S. Blaisdell y C.V. Sampson, Gerente General y Gerente de Tráfico del Ferrocarril del Sur.

Las siguientes 3 semanas estuvimos en Puno haciendo varios arreglos preliminares incluyendo aquellos para las provisiones de comida y otros necesarios, primero con el señor Landa y después con el señor Z. Zúñiga, el superintendente del lago a cargo de los vapores. También concluimos la compra de la lancha a motor La Paloma que era de la Misión Adventista del Séptimo Día”.

«El resto del grupo hizo acto de presencia en el Callao pero aterrizaron en Mollendo. Ellos llegaron a tierra por embarcación y después subidos por el precipicio hasta el muelle por un dispositivo consistente en una plataforma de madera con una silla de madera. Una persona se sentó en la silla y las otras 4 se pararon alrededor y la sostuvieron.  El aparato fue elevado después al muelle. Esto fue usado porque el oleaje era muy fuerte como para usar la escalerilla».

«Puno fue descrito como un puerto bastante grande, sus vapores servían al lago, uno de ellos teniendo acomodación para 86 pasajeros de primera clase y 1000 toneladas de carga”. Este era el vapor Inca, que fue construido en Hall, en 1905, desarmado y traído pieza por pieza en tren y después reensamblado. Si esto suena difícil, entonces debemos recordar que el Yavari, el vapor más antiguo del Titicaca, fue traído pieza por pieza en el lomo de mulas y de indígenas!”

Mapa de la expedición al lago Titicaca en el año 1937
Mapa de la expedición al lago Titicaca en el año 1937
Balsa en la expedición al lago Titicaca
Balsa en la expedición al lago Titicaca

«Las primeras 3 semanas después que Hinton y Ginson llegaron, 59 fueron llevados para hacer arreglos con las autoridades locales y para concluir la compra de la lancha a motor “La Paloma” de la Misión Adventista del Séptimo Día.  También tuvieron que encontrar una base para la expedición. Cuando no estaba actuando como intérprete (su español era fluido), Hinton coleccionaba insectos de alrededor de los márgenes del lago, de los estanques cercanos y de las acequias.»

Lancha a motor "La Paloma" comprada para la expedición al lago Titicaca
Lancha a motor «La Paloma» comprada para la expedición al lago Titicaca

«Eventualmente encontraron una hacienda llamada Camjata, cerca a Capachica que rentaron de su propietario señor Carlos Landaeta.  La hacienda quedaba en un pequeño ramal apuntando al suroeste de la «columna vertebral» de la península de Capachica, con vista a la parte norte de la bahía de Puno.»

Hacienda Camjata usada como base para la expedición al lago Titicaca
Hacienda Camjata usada como base para la expedición al lago Titicaca

“Consistía en una casa de adobe de un solo ambiente, construida alrededor de un área empedrada y techada con paja de Totora, y nos proveía de un comedor 4 amplios laboratorios-cuartos.”

Patio de la hacienda
Patio de la hacienda

Hall compartía cuarto con Gilson, Holmes con Tutin, mientras que Crawford y Moon compartían con Hinton. Tenían un cuarto central para grabaciones etc. más un comedor.  Sin embargo, parecía que su trabajo se desparramaba en sus cuartos. Philip 4 en una carta a Frederick Tindall describía la situación así:

“Los siete vivimos en un «laboratorio-cuartos», y nos acostamos a dormir rendidos por nuestros días de trabajo. Nuestros arreglos para comida y cocina son hechos por un indígena español ‘Mayor-domo’. Parece que hay una considerable cantidad de indígenas empleados domésticos.

Hugh Gilson en la hacienda
Hugh Gilson en la hacienda

Nunca vimos buenas barbas entre los habitantes del Altiplano, lo que explica el por qué una mujer, parte de la familia del Mayor-domo, parecía fascinada con Philip. Se paraba en la entrada al patio en Camjata mirando a Philip cuando trabajaba fuera y se escabullía riéndose si él volteaba. Nos referíamos a ella como “Amaryllis”.

Camjata fue establecida como base el 14 de abril. Los primeros 15 días fueron usados básicamente en arreglar el laboratorio y los cuartos, así como en traer las provisiones desde Puno.

“La posición religiosa de los nativos era rara. Hay misiones adventistas del séptimo día que les dicen cosas escandalosas de los católicos y hay católicos que les dicen cosas escandalosas de los adventistas.  Pero, subyacente a ambos credos, hay estratos más profundos. Por ejemplo, teníamos una casa pequeña construida al lado del lago que servía como depósito, etc. Cuando estaba llena, los trabajadores arreglaban 3 cosas en el techo, una cruz (cristiana pero hecha con la flor santa de los incas 12), una botella (reliquia inca pura!) y otro objeto, origen y significado y desconocido.

Esa noche, en concordancia con la costumbre del país, tuvimos que ir a la choza para la fiesta del calentamiento de la casa. Era una escena extraña, 20 a 30 indÍgenas en un círculo, con el gobernador local en el centro, toda la escena iluminada con 2 velas. Fuimos tratados con mucho respeto y tuvimos que beber una extraña bebida llamada ‘Kola’ parecida a la granadina. Luego jugamos con nudillos de carnero y con ese dinero podíamos comprar más bebida. El juego estaba precedido por una bebida vertida a los pies del gobernador. Luego bailaron para nosotros y tocaron la guitarra. El baile era fuertemente español a su modo. Sospecho que después que nos fuimos, los procedimientos reales comenzaron.  A juzgar por los ruidos provenientes de algunas de las casas ubicadas al lado del camino, las cosas se podían volver agitadas».

Músicos
Músicos

Mientras explorábamos y tomábamos muestras del área de la bahía de Taman, en ocasiones navegábamos lejos. En uno de esos viajes, los llevaron a Puerto Acosta exactamente cruzando el lago a 35 kms de la hacienda. No era su intención original llegar allí pero estaban navegando y parecía un buen lugar para beber algo. Tenían documentos bolivianos válidos y dijeron por qué no.

Navegando en el lago Titicaca
Navegando en el lago Titicaca

Para su sorpresa y consternación, en el momento en que pusieron un pie en la orilla, fueron arrestados. Se supo que cometieron el delito de no saludar con la bandera al gobernador mientras llegaban al punto!

Un comité se reunió para decidir qué hacían con ellos y la mayoría de sus miembros se inclinaron por dejarlos ir. Como si la mala suerte los tuviera, un anciano inflexible decía que no debían ser liberados.

Eventualmente George y los otros invitaron al comité a subir al bote por un trago. Después de esto, el ambiente se suavizó (se suavizó aún más después de cada gin) y todos se volvieron mejor amigos!

En San Antonio de Esquilache visitaron una mina de plata. Viajaron por tierra desde Puno, subiendo con provisiones para la mina y regresando con el mineral. La mina fue comprada por un galés llamado Williams, y la plata era transportada hasta Swansea para ser fundida.

Mientras estuvieron en San Antonio, el volcán Ubinas, ubicado a 60 millas, produjo una humareda aproximadamente a 50 millas pero no hizo erupción.

“Debido a la amabilidad de la Compañía de Ferrocarril de Antofagasta (Chile) y Boliviana, del Ferrocarril de estado argentino y de la Compañía de Ferrocarril Central Argentina, nos garantizaron entradas gratis para el viaje desde La Paz a Buenos Aires.”

Paul y Philip se afeitaron la barba un mes antes de irnos para no aparecer con la cara blanca. La siguiente vez que estuvimos en Puno, conocí a un empleado del Ferrocarril del Sur que actuaba como agente nuestro en Puno y dijo “He visto al señor Holmes y se ve bien ahora.” Yo le dije “No te gustaba su barba?” y me dijo “No, se parecía mucho a Jesucristo!”

Un último triunfo en el Titicaca fue la navegación de un pequeño vapor en la bahía de Taman en la base de los gráficos que realizaron. Todo su equipo y equipaje fue bajado al puerto por nativos. El vapor “Yapura”, el más pequeño y antiguo de la flota, entró a la bahía de Taman y se llevó toda la impedimenta a Puno.  En el vapor tenían una bañera real!  Qué lujo!

Festival
Festival

Mientras en Puno, antes de continuar el viaje, fuimos invitados a una reunión del “Centro Geográfico de Puno” y fuimos nombrados miembros honorarios.

El avión que nos llevó a Santa Cruz era una chatarra llamada “Bolivar” (el famoso libertador). Tenía 3 motores y alas corrugadas. Una banca fue puesta en el compartimento largo de la zona de carga para que más pasajeros se sienten. Volaba entre picos en el rango de 13,000 a 15,000 pies. La máxima altitud en que podía volar era de 17,000 pies! De hecho, normalmente volaba a 5,000 pies.

Si han llegado hasta aquí es porque les interesó. Traducir esta historia ha sido fascinante, una historia real vivida en el Perú hace 82 años atrás 🙂

Si tienen algún dato, referencias o más información acerca de esta expedición, por favor escríbanle a Charlye a este correo:
[email protected] o en su defecto, déjenme un comentario con todos sus datos que gustosa se lo haré llegar 🙂

Finalmente, si quieren conocer un poco más de Puno, los invito a leer mi artículo sobre la isla Amantaní.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *